Informes Anuales


Buscar

En Publicaciones

Accede a la búsqueda avanzada de las Publicaciones

Colabora

POR UN PENSAMIENTO INDEPENDIENTE.

 
 
 

Alternativas entre los mejores Think Tanks de Europa y el mundo


Alternativas, admitida como miembro observador de Euromesco


Pacto de competitividad franco alemán: armonización fiscal y supresión de los paraísos fiscales

José Luís Escario

21 febrero 2011

Pepe

La presentación conjunta de un Pacto por la competitividad por la Canciller Merkel y el Presidente Sarkozy en el Consejo Europeo de 4 de febrero ha lanzado un debate muy importante sobre diversos aspectos del actual proceso de construcción europea. El Pacto pretende ser una respuesta a las causas estructurales que produjeron la crisis del euro el pasado año, como los desequilibrios en la balanza de pagos entre los Estados miembros fruto de las divergencias en la competitividad de las economías.

El Pacto es también esgrimido por Francia y Alemania como la contrapartida a la ampliación del Fondo de Estabilidad Financiera, FET (ya existe un acuerdo de ampliación a 500.000 millones de euros) y a la flexibilización del mismo.

Frente a otros aspectos de dicho Pacto más controvertidos, el tema de la armonización del impuesto de sociedades presentaría ventajas para gran parte de los Estados miembros y de los ciudadanos, aunque se echa en falta una mención expresa a una cuestión íntimamente relacionada: la existencia de paraísos fiscales en la UE.

Uno de los aspectos de la globalización, acentuados por el proceso de integración europea, es el de provocar una mayor movilidad de capitales y de bases imponibles (suma de las actividades grabadas por un impuesto), que ha dado lugar, en no pocas ocasiones, a que ciertos Estados de la UE entrasen en una competencia fiscal con los demás. El caso más extremo lo tenemos en los llamados paraísos fiscales. A pesar de que no hay consenso sobre la categorización de un territorio como paraíso fiscal, se trata de jurisdicciones especializadas en atraer inversiones extranjeras, y se caracterizan esencialmente por: a) el mantenimiento del secreto bancario y la falta de cooperación con otras administraciones fiscales, b) la facilidad que ofrecen sus legislaciones al establecimiento sociedades pantalla, trusts y otros vehículos intermedios que ocultan al beneficiario real de los fondos y c) el mantenimiento de tipos impositivos muy bajos o inexistentes para los no-residentes. 

Las consecuencias negativas de la evasión y de la elusión fiscal provienen, en gran parte, de prácticas muy extendidas entre ciertas multinacionales, principales utilizadoras de los paraísos fiscales. Los Estados ven por ello disminuir sustancialmente su recaudación fiscal, lo cual agrava los problemas de déficit y de deuda soberana. Ello hace que para mantener su capacidad fiscal, se vean obligados bien a subir los impuestos a los trabajadores y a las pequeñas y medianas empresas (con menor posibilidad que las multinacionales de colocar sus beneficios en paraísos fiscales), bien a llevar a cabo recortes en las prestaciones sociales.

Al final de las presidencias española y belga se propusieron medidas importantes, aunque aún insuficientes, en la lucha contra la evasión fiscal y los flujos ilícitos de capitales. Dichas medidas van más allá de lo acordado en los diferentes G20s, donde se ha abordado este tema como una de las causas de la crisis económica actual. Este nuevo impulso de cooperación fiscal internacional, que corre el riesgo de ir desvaneciéndose si no se adoptan medidas concretas ya, vino precedido de varios escándalos fiscales como el de la lista comprada por la Administración alemana a un empleado del banco LCT, en la que se revelaba que miles de contribuyentes escondían importante fondos en Liechtenstein con total impunidad.

Entre las avances propuestos en la UE, cabe destacar: a)promover una contabilidad más transparente de las multinacionales,  b) atajar el abuso de los precios de transferencia entre empresas de un mismo grupo o c) fomentar la cooperación entre Administraciones fiscales, extendiendo paulatinamente los supuestos de intercambio automático de información fiscal (que obliga a los bancos europeos a transmitir la información fiscal relevante a las Administraciones interesadas).

También es importante la llamada “iniciativa CCCTB” (

Common Consolidated Corporate Tax Base

) que está estudiando la Comisión para suprimir ciertos obstáculos fiscales existentes en el Mercado único por falta de una armonización de bases imponibles entre países.

Así y todo, si queremos garantizar un buen funcionamiento del Mercado único, sin competencias fiscales a la baja entre los Estados, habría que ir más allá y propugnar también una armonización mínima de tipos del impuesto de sociedades.

 

Documento de trabajo relacionado: "The fight against tax havens and tax evasion Progress since the London G20 summit and the challenges ahead"



Estos comentarios son moderados y no aparecerán inmediatamente.

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, falternativas.org se reserva el derecho a rechazar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.